Personas raras

Pues nada, una tarde más en la biblioteca. Típica vida de estudiante. Libros, bolígrafos, gafas al “hipster style”, libretas, paredes, mesas y sillas. Nada nuevo. Nada fuera de lo normal a primera vista.

Suena familiar sí, pero esta cuna del saber no es una biblioteca como las demás. Si la ves desde fuera parece una casita inspirada por partes iguales en Howarts, Hansel y Gretel y en hogares monos de esos que se ven cuando te pierdes en la montaña o cuando conquistas las afueras de un país extranjero. Fachada de piedra rojiza, marrón y gris. Bancos blancos surfeando el césped de un color verde casi fluorescente y árboles. Muchos árboles rodeando ese caminito de piedras que se vuelve imposible de disfrutar cuando decides ponerte tus zapatos de tacón preferidos. ¿Quién dijo que a las bibliotecas no se puede ir mientras luces tus mejores galas?

 

IMG_0110.JPG

 

La verdad es que ahora mismo debería estar estudiando. La verdad es que creo que desde una perspectiva no muy lejana se me puede ver completamente sumergida en el teclado. A mi lado izquierdo mi cariño extranjero y a mi lado derecho un nuevo amigo muy gracioso. Tanto que no he podido resistirme a hacer un poco de trampas y ponerme a escribir un ratín solamente un ratín después de ser partícipe de una broma un poco brusca. Al fin y al cabo son las tres de la tarde y tenemos la barriga recientemente llena, lo cual se traduce en “la peor hora del mundo para estudiar”. A eso, además, puede sumársele que era el momento ideal para ponerse a leer artículos interminables escritos en inglés técnico (y  MUY divertidos).

La cosa es que mi cariño (sí, nos llamamos así y deberíais oír su pronunciación cuando me llama) ha decidido darse un descanso y se ha acomodado en la mesa con su chaquetón gris y enorme con la alarma dispuesta a sonar quince minutos más tarde. Pues bien, el nuevo amigo muy gracioso me mira con cara de pillín haciéndome señas para que disfrutara con él la adrenalina que puede experimentarse durante los momentos previos a tirarle la goma en la cara a alguien. Y sí, le devuelvo la sonrisa pillina y experimento esa adrenalina inexplicable con él mientras nos esforzamos por no reírnos en voz alta y arruinar la estrategia.

¡ZAS!

Goma explosionando en el moflete derecho chocando a la velocidad de la luz con una fuerza aterradora y un sonido que se deja escuchar incluso con los auriculares puestos. A todo eso le suceden risas, preocupación, sorpresa y un poco de perplejidad. El amigo muy gracioso parece estar más que satisfecho con su agradable despertador y mi cariño sigue tocándose esa gran mancha roja que le ha aparecido en su moflete derecho hace apenas unos segundos. Y se miran, me miran, se ríen, uno se queja, yo me preocupo y miro mal a mi nuevo muy gracioso amigo mientras pronuncia “eso te pasa por no leer nunca mis artículos” (sí, publica algún que otro artículo en el periódico). Se miran, vuelven a reír y siguen trabajando (mi cariño ha decidido no seguir durmiendo con semejante personaje cerca) como si no hubiese pasado nada.

Por estas cosas prefiero tener amigos chicos. ¿Puede haber una mentalidad más poco rebuscada, limpia, graciosa y sencilla? Yo siempre he ido con amigas y los chicos eran algo para otra persona o para sentirse tímida o cosas así. Personas raras, esa sería la mejor definición de lo que solían ser para mí. Ahora, por eso, la cosa ha cambiado. La verdad es que adoro los amigos chicos y escribo este post en honor a todos ellos. Porque sí, porque se lo merecen. Porque nos alegran las tardes en la biblioteca, porque nos hacen reír demasiado y nos contagian con su sentido de la amistad, cariño y compañerismo infinito.

 

Por ellos y por todos vosotros.

IMG_0114.JPG

No cambiéis nunca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s